El torneo se desarrolló durante un mes y permitió que los estudiantes demostraran todos sus talentos.

Las penas del fútbol se pasan con fútbol dicen por ahí y eso es lo que ocurrió en el Liceo Diego de Almeida, tras la eliminación de nuestra selección, con la disputa de las finales del Torneo de Baby Fútbol, en dicho centro educativo.

Cabe tener presente que el torneo congregó a 9 equipos de todos los niveles y fue ganado por los estudiantes del 4° año B, cuadro que en la final venció al 2° B. En tanto el tercer lugar resultó  el representativo del  4° C.

Otros ganadores

Junto con los equipos vencedores, también se destacó a Lucas Godoy, máximo artillero del certamen   con 19 tantos. En tanto el mejor arquero del torneo fue  Julián Riascos del 7° A, transformándose en una de las promesas del campeonato. Por su parte el mejor jugador de todo el campeonato fue Brayan Ávalos del 4° B.

Cabe tener presente que el profesor de educación física del establecimiento, Ricardo Rojas destacó el objetivo de la competencia. “El objetivo principal de este evento es fomentar el deporte, la vida sana y la competencia en los jóvenes estudiantes. Junto con ello,  prepararlos para su futuro y poder aportar con un granito de arena en su desarrollo integral”, finalizó.