En la jornada, los pequeños pusieron en práctica la unidad del dinero, compraron, recibieron boleta e incluso pidieron préstamos para poder solventar sus gastos.

Sin lugar a dudas la calidad de la educación se vincula directamente con aprendizajes significativos y esto se cumplió a cabalidad en la clase del Segundo A, de la Escuela N° 1 de El Salvador. Lo anterior, debido a que en la unidad de Dinero, de la asignatura de matemáticas, los alumnos comprendieron lo que significa realizar compras, recibir vuelto, pedir préstamos para solventar sus gastos, recibir boletas y relacionarse mejor en sociedad. Todo lo anterior, en una ambientada sala de clases, que por algunas horas, se transformó en una pequeña ciudad.

Para la Profesora Jefa Gisela Bravo, la actividad realizada buscó consolidar los contenidos de la unidad. “En el libro del ministerio viene presentada la unidad del dinero, la cual estuvimos trabajando esta semana, a nivel más abstracto y para poder consolidarlos, realizamos esta actividad con material concreto, para que nuestros alumnos pudieran practicar los contenidos que tenemos planteados, que se relacionan con reconocer, contar y cambiar dinero. Esta unidad ha sido transversal con otras materias, como lenguaje, a través de letreros y carteles, la lectura de boletas, además de trabajar normas de convivencia al momento de saludar, respetar turnos, resultando una jornada muy integral”.

Un mundo a parte
Lo cierto es que por unas horas, los pequeños vivieron su mundo de las compras, el dinero y todo eso que pareciera ser un poco lejano. El supermercado estaba abierto y sus cajeras dispuestas a atender a cada uno de los pequeños, pero en muchos casos el dinero no les alcanzaba y debieron recurrir al banco. Tenían claro que la boleta debían guardarla y muchos de ellos, sostenían diálogos muy amables con las eventuales cajeras, en torno a su familia y el rol que desarrollaban en esa mini sociedad. Así lo destacó el pequeño Matías Olivares. “Hemos aprendido a comprar con monedas, habían varios niños que no entendían, porque las mamás no los mandaban a comprar con monedas”.

Por su parte la pequeña Paula Caviedes, destacó. “Me parece como real, porque es como vivir en el supermercado, yo ya he comprado y es muy entretenido”.

Finalmente la apoderada Lidia Torres, destacó que la iniciativa, “es muy buena, porque les da la oportunidad a algunos niñitos de conocer y manejar el dinero, aprenden a expresarse y les entrega todas las herramientas para un mejor desarrollo”.

Captura de pantalla 2014-06-27 a la(s) 16.59.08 Captura de pantalla 2014-06-27 a la(s) 16.59.27
Captura de pantalla 2014-06-27 a la(s) 16.59.36 Captura de pantalla 2014-06-27 a la(s) 16.59.43

Comunicaciones FEES