Nuestra Fundación y  el equipo directivo del Liceo Diego de Almeida, junto con repudiar y denostar los hechos ocurridos al interior del establecimiento, en las jornadas del lunes 2 y martes 3 de noviembre, quiere  hacer presente las disculpas públicas a nuestros alumnos y familias que se vieron afectados por dichos incidentes.

En una comunidad como la nuestra,  que ha debido enfrentar distintas circunstancias adversas  el presente año, el rol de nuestros establecimientos educacionales debe ser  el de garante de la buena educación, el respeto por la integridad de todos los miembros de la comunidad,  además de la búsqueda del diálogo como medio para canalizar las inquietudes  y el esfuerzo del presente año, se ha canalizado en esos objetivos.

Por lo tanto, rechazamos enérgicamente lo ocurrido, pues, lo que pudo haber partido como una actividad lúdica no autorizada, se transformó en una situación penosa, que redundó en agresiones físicas, vulneración de la integridad de docentes y alumnos, incurriendo  en tratos vejatorios hacia los directivos, profesores e integrantes  del equipo de nuestro establecimiento.

Dichos hechos, que para muchos pueden representar la normalidad, pues se aceptaban en años anteriores, no son avalados por nuestra Fundación, ya que junto con atentar contra las personas, interrumpen el normal funcionamiento de las actividades académicas, perjudicando a todos los integrantes de la comunidad educativa.

Por lo anterior, queremos señalar que como Fundación, respaldaremos todas las acciones que se apeguen al  Manual de Convivencia Escolar vigente en nuestro liceo y de ser necesario, las legales, para que estos acontecimientos, que enlodan el prestigio de nuestra institución, no se sigan repitiendo, procurando retomar la normalidad y la sana convivencia que debe imperar en un establecimiento educacional.

 

DIRECCIÓN DE COMUNICACIONES

FUNDACIÓN EDUCACIONAL EL SALVADOR