Nuestra Fundación, ante los incidentes vividos al interior del Liceo Diego de Almeida señala lo siguiente:

• La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo N° 26 señala que: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales”.

• Como institución educativa, formadora y orientada a la integración de todos, promovemos el respeto, como uno de los pilares en los que se fundamenta nuestro proyecto educativo. Pues creemos que la escuela tiene la misión de educar a vivir en sociedad, cultivando la tolerancia, la empatía, el díalogo y la resolución de conflictos, buscando la verdad y el bien de todos.

• El Ministerio de Educación reconoce en la figura del rector el garante del cumplimiento de los derechos de los integrantes de la comunidad escolar. Por lo anterior, en caso de conflicto, tiene el deber de establecer los procesos de investigación pertinentes para clarificar los hechos.

• Podemos comprender el malestar de quien se siente afectado por un hecho percibido como injusto. Pero no aceptamos las faltas de respeto a través de agresiones, palabras o redes sociales porque nuestra convivencia se basa en el reconocimiento del otro como un legítimo otro.

• Exigimos pues, que entre educadores, estudiantes y padres el respeto sea el valor fundamental que regule nuestra convivencia. Por lo anterior, toda acción que atente contra la dignidad de las personas será sancionada con todas las facultades que nos permiten nuestras normas de convivencia y, si fuese el caso, con las acciones legales que ellas a emeriten.

• Hacemos un llamado a la comunidad educativa a preservar el buen trato y a terminar con las malas prácticas de descalificación. El respeto y el díalogo es el camino que hemos de transitar todos y cada uno, si queremos que nuestros niños y jóvenes sean protagonistas de la construcción de una sociedad más inclusiva y más justa.

 

Dirección de Comunicaciones