Con muestras artísticas y el reconocimiento a funcionarios destacados, se recordó el inicio del establecimiento educacional de El Salvador.

Los 43 años de vida celebró el Liceo Diego de Almeida de El Salvador. En una ceremonia en la que se destacaron los valores que han guiado al establecimiento educacional durante estos años, la actividad reflejó el espíritu de unidad, de trabajo en objetivos comunes y de resaltar aquellos valores que hacen grande al LDA.

Si bien es cierto, el aniversario del establecimiento se celebra el 19 de abril, las circunstancias que afectaron a la región, no permitieron la realización de las actividades en esa fecha.

En el acto conmemorativo, se distinguió al inspector Arturo González, quien ha estado en el establecimiento desde sus inicios, transmitiendo en cada momento, su espíritu de responsabilidad al servicio del liceo que tanto quiere.

Avanzando día a día

En la actividad el director (I) Luis Vega, enfatizó en la importancia de avanzar en el proceso que se está construyendo. “El vínculo entre liceo y familia, da la solidez, para la edificación de una educación íntegra, que viene con la necesidad de cada miembro de la comunidad escolar. Sin duda, los que estamos formando comunidad hoy, nos constituimos en pilares centrales que sustentamos el desarrollo de nuestra organización. Invito a todos a crear comunidad, a desarrollar lazos que permitan generar identidad y pertenencia, entre quienes damos vida a este hermoso proyecto llamado Liceo Diego de Almeida”.

La máxima autoridad del establecimiento agregó. “Estamos dando un paso más dentro de estos 43 años, de servicio, esfuerzo, convicción y sacrificio. Lo que hacemos y lo que no hacemos, no configura lo que seremos. Para saber hacia dónde vamos, debemos conocer quiénes somos y de dónde venimos. Esta comunidad educativa, cree en cada uno de nuestros estudiantes, pues tienen las herramientas que pueden, no solo para transformar el mundo, sino que también a ustedes mismos”.

En la oportunidad también se dirigió a la comunidad la Presidenta del Centro de Alumnos, Ninoska Hernández, quien destacó. “Un nuevo aniversario nos invita a reflexionar sobre lo que se construyó en el pasado, lo que somos actualmente y lo que deseamos ser a futuro. Esto nos motiva a seguir trabajando con firmeza, para seguir creciendo como personas, estudiantes e institución educativa”.

Así, el tradicional establecimiento de la ciudad de las calles anchas, celebró un nuevo aniversario, con la certeza de que el presente año se han vivido situaciones complejas, muchas de ellas externas al quehacer del establecimiento, pero con el convencimiento que el trabajo conjunto, que integre a toda la comunidad educativa, en torno al respeto por el pasado, al trabajo arduo en el presente y a la construcción de un futuro, se traducen en mejoras académicas y formativas para los alumnos y que lo anterior, debe hacerse extensivo a toda la ciudad.