Estimados/as

Profesoras y Profesores

Fundación Educacional El Salvador

PRESENTE

De mi consideración:

Junto con saludarlos (as), en nombre de la Fundación Educacional El Salvador y del equipo directivo, hago llegar este mensaje con un profundo respeto y afecto este 16 de octubre en que se celebra el Día del Profesor/a en Chile.

Hoy más que nunca, cuando vivimos una pandemia global que nos hace cuestionar todo lo que conocemos, podemos asegurar sin temor a equivocarnos, que no obstante los profundos desafíos que muchas veces acompañan el ejercicio de nuestra profesión docente, esto no debilita en nada el orgullo y las convicciones más profundas que debemos tener por la oportunidad que se nos brinda de acompañar el camino de cada niño, niña, joven y adulto, que en algún momento de sus vidas decide emprender, bajo la impronta de una palabra marcada por el afecto de un educador.

Los profesores y profesoras, en el trascurso de nuestras vidas profesionales, tenemos la noble responsabilidad de ser formadores de miles de estudiantes.

Todos hemos tenido uno o dos maestros, cuyo recuerdo es especialmente cariñoso. Estamos convencidos, que enseñar es un acto de honda humanidad, que sólo realizan las personas con una profunda convicción por educar.

En este día que nos sirve para reflexionar y proyectar sobre el sentido nuestra profesión, es bueno recordar las palabras del Historiador y filósofo norteamericano, Henry Adams:

“El maestro deja una huella para la eternidad; nunca puede decir cuando se detiene su influencia”.

Reciban profesoras y profesores en este día, nuestro abrazo agradecido por la labor que cada uno de ustedes desarrolla en beneficio de nuestros niños, niñas, jóvenes y adultos de sus familias y de toda la comunidad de El Salvador.


Atte.

Ramón Jara Zavala

Director Ejecutivo

Fundación Educacional El Salvador