Con un claro ejemplo a toda la comunidad, padres, alumnos, docentes, asistentes de la educación y en general, todos los que conforman esta hermosa familia educativa, estuvieron presentes en los festejos del aniversario número 16 de la Escuela de Lenguaje Ayllú.
Captura de pantalla 2014-06-13 a la(s) 16.01.59
“Al celebrar un nuevo año de existencia de alguien o algo, es inevitable que afloren a nuestra mente, aquellos momentos gratos que nos llenaron de alegría, así como los éxitos que nos colmaron de orgullo, los momentos tristes del fracaso y desencuentro, los cuales nos llenaron de fortaleza y sabiduría, para superar las adversidades, instándonos a continuar planteándonos nuevas metas y desafíos”.
Esas fueron las palabras que iniciaron el discurso de la rectora y fundadora de la Escuela de Lenguaje Ayllú, Jiona Chiang, con motivo de celebrar 16 años de existencia. Y en su rostro reflejaba alegría y satisfacción, pero sobre todo orgullo y agradecimiento a toda la comunidad estudiantil del establecimiento. “Esta escuela es un sueño que se hizo realidad un primero de junio de 1998, y en esta tarde fría, en un adelantado y crudo invierno, se encuentra convertida en una escuela sólida, posesionada en la comunidad, gracias a los profesionales identificados con la institución, de alto nivel valórico y académico, lo que nos ha permitido mantener la excelencia académica otorgada por el Ministerio de Educación, además del compromiso e integración de las familias en el quehacer pedagógico y formativo de sus hijos”.
Captura de pantalla 2014-06-13 a la(s) 16.01.52
Todos participaron
Por cierto lo que se logró en este aniversario es el reflejo de esas palabras sentidas de una mujer que creyó en un sueño y que supo plasmar en ese sueño, todo el esfuerzo y la dedicación. Fueron más de 50 apoderados, alumnos e integrantes del equipo Ayllú, los que estuvieron presentes en la celebración del aniversario, en un momento mágico, que llevó a grandes y chicos a recordar esos clásicos infantiles, que muchos corearon, cuando los pollitos paseaban por el escenario, o la muñeca vestida de azul, se lucía entre todos los juguetes.
Y es que la celebración de un cumpleaños más de este establecimiento, ha tenido eso, magia de alguien que entra a un hogar donde hay un espacio para todo el que quiera aportar. Así, en el desfile de moda con trajes reciclables, las mamitas y los alumnos se lucieron con su talento, pero también con la creatividad del que ama lo que está haciendo.