La Fundación Educacional El Salvador (FEES), desea compartir con su comunidad educativa la información emitida por la UNESCO y la UNICEF, con respecto a la importancia de la presencialidad para el año escolar 2022 en nuestros establecimientos educacionales.

“La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO y UNICEF Chile enfatizaron que el país está preparado para volver a clases presenciales.

Los altos niveles de vacunación entre estudiantes y docentes, los protocolos de seguridad sanitaria ya establecidos y probados en las instituciones educativas y la experiencia acumulada en las medidas de autocuidado favorecen el retorno seguro.

La UNESCO y UNICEF piden que el foco de la discusión esté puesto en que niños, niñas y adolescentes recuperen el ejercicio del derecho a la educación, tal como lo establece el derecho internacional y los instrumentos normativos de Naciones Unidas, en particular la Convención sobre los Derechos del Niño.

Los organismos internacionales enfatizan que la falta de acceso a clases presenciales, conduce a una pérdida de los aprendizajes, aumenta los riesgos de la deserción escolar y el trabajo infantil y tiene efectos negativos en el bienestar y salud mental de los estudiantes.

Asimismo, la no presencialidad aumenta las brechas de rendimiento por nivel socioeconómico y el riesgo de que niños y niñas se vean expuestos a situaciones de violencia por el aumento de estrés al interior de las familias.

La presencialidad permite el encuentro entre estudiantes, promueve la recreación y actividad física, facilita el acceso a servicios básicos como la alimentación escolar, además de ser un apoyo fundamental para las familias donde los adultos deben trabajar fuera de la casa.

Para los niños y niñas más pequeños, así como para los estudiantes con necesidades educativas especiales o dificultades de aprendizaje de diverso orden, un sistema a distancia no reemplaza la presencialidad.

La UNESCO y UNICEF instan a las autoridades a resguardar la salud de toda la comunidad educativa a través del monitoreo constante de la pandemia, la aplicación de medidas sanitarias comprobadas y los recursos necesarios para mantener un retorno seguro durante el nuevo año escolar.

También, llaman a promover la participación, y el diálogo entre todas las partes para generar confianza y tranquilidad en las familias en torno al regreso a clases presenciales.”

 

Fuente: https://www.unicef.org/